¿Y qué tal si ahora construimos una fuente decorativa que fluya sin necesidad de motor alguno?

Este invento se debe a Herón y es la conocida fuente que lleva su nombre. En ella utilizó la presión del aire y del agua, para conseguir un surtidor permanente sin utilizar ningún motor para subir el agua.

Primero aprovecho para enseñaros cómo era la fuente primitiva, que tiene mucho encanto.

Y ahora os animo a construir una de diseño, pero las indicaciones vienen en inglés para que sea más gracioso.

Por cierto, a nosotros nos quedó parecida en el laboratorio. Si ya sé, puede mejorarse estéticamente, pero ¡la belleza está en el interior y lo importante es que la nuestra también funcionaba!

20140128_120415-r20140128_120436-r

No sabes qué es la ósmosis. La zanahoria te lo explica.

La ósmosis es el fenómeno que entre otras muchas aplicaciones permite nutrirse a todas las células de nuestro cuerpo y con el que desalamos el agua del mar convirtiéndola en acta para nuestro consumo.

Para que tengas una idea de en qué consiste, podemos analizar el comportamiento de las zanahorias, ya que ellas tienen mucho que contarnos al respecto.

Y ya sabes, ejerciendo presión sobre el agua de mar, podemos hacer que las moléculas de agua atraviesen la membrana semipermeable en sentido inverso al que lo harían normalmente. De esta forma obtenemos agua filtrada, lista para nuestro consumo.

 

 

Alfileres, alambres y monedas que flotan en el agua

Si seguimos considerando las fuerzas que hay en los líquidos, y en concreto en su superficie, podemos observar como algunos insectos y arañas son capaces de andar sobre el agua sin hundirse en ella, como si se apoyaran en una membrana tirante. Esto es debido a la Tensión Superficial o fuerza que se ejerce en la superficie de los líquidos por unidad de longitud.

Si quieres saber algo más acerca de esta fuerza y sus propiedades, te recomiendo la lectura de Tensión Superficial

En el laboratorio conseguimos nuestro propósito como puedes ver en la siguiente imagen. ¡Estos metales flotaban, aún cuando la densidad de alguno de ellos, era casi ocho veces superior a la del agua!

 

20140107_121402-r20140107_121440-r

La gota submarina

Si conseguimos compensar el peso de una gota de aceite con el empuje que ésta recibe en el seno de un fluido, podemos conseguir que la gota permanezca en equilibrio en el interior del líquido como si de un submarino se tratara. Son las cosas de la Física.

En el laboratorio lo realizamos de la siguiente manera:

Nuestros resultados sobre la experiencia de Plateau pueden verse en las siguientes imágenes.

20140107_115114-r20140107_115126-r

 

Principio de acción y reacción

Todos sabemos que nuestras acciones tienen sus repercusiones en los que nos rodean. Newton, en el año 1687,  ya se nos  había adelantado y añadiendo a las experiencias de Galileo las suyas propias, publicó un libro titulado Philosophiae Naturalis Principia, que cómo veis está guardado celosamente.

En el laboratorio, comprobamos el tercero de estos principios, el Principio de Acción y Reacción. Para ello construimos un vehículo como el de la figura y observamos como la salida del gas por la boquilla del globo provocaba efectivamente el movimiento del carrito en sentido contrario, impulsado por una fuerza exactamente igual a la ejercida por los gases  pero de sentido contrario.

 

Globo